Cómo saber durante una ronda de tapping si las vías neuronales están siendo activadas

Aumentando tu efectividad con EFT, parte 22.

Como mencioné en la tercera parte de esta serie de artículos, para que EFT funcione mejor es necesario que “sintonicemos” con lo que sentimos. Es decir, se trata de traer el problema que queremos trabajar a la conciencia y observar qué sentimos en nuestro cuerpo. Cuando logramos hacer eso, estamos activando las vías neuronales y energéticas conectadas al problema en cuestión, que el tapping luego utiliza para hacer su trabajo. 

Una colega recientemente me preguntó: “¿Cómo podemos hacer entonces para saber si las vías neuronales del cliente están siendo activadas durante una ronda de tapping?”. En el artículo de hoy intentaré responder a esa pregunta.

Para eso, acudí a un libro que leí el año pasado, llamado “EFT Simplificado”, de Valerie Lis. La autora plantea que el tapping no funciona sobre pensamientos o recuerdos, sino sobre nuestras reacciones fisiológicas ante dichos pensamientos o recuerdos. Es decir, funciona sobre nuestras reacciones emocionales (que por lo general sentimos en alguna parte del cuerpo).

Por lo tanto, un primer modo de saber si esas vías neuronales están siendo activadas es cuando le preguntamos a nuestro cliente, al pensar en determinado recuerdo o situación futura que imagina:

“¿Qué sentimiento, emoción o sensación emerge ahora al pensar en eso? ¿Y lo sientes en alguna parte del cuerpo en particular?”, y responde que lo que está sintiendo ahora es… (cualquiera sea la emoción, sensación o sentimiento que menciona). Incluso si no sabe cómo describirlo, aún así probablemente esas vías neuronales y energéticas están siendo activadas. Especialmente si lo siente en alguna parte de su cuerpo.

Otro indicio es cuando la persona comienza a llorar, o a usar “malas palabras”. Este tipo de expresión espontánea de las emociones suele indicar que esas vías están siendo activadas.

Entonces, estos serían algunos indicios a observar antes de que comience la ronda de tapping. Veamos ahora algunos indicios que pueden ocurrir durante dicha ronda:

  • Nuevamente, si la persona comienza a llorar.
  • Cuando emerge espontáneamente un nuevo aspecto/frase mientras la persona está haciendo tapping en alguno de los puntos. Por ejemplo, la persona está haciendo tapping en el costado de la mano mientras repite la frase preparatoria, y de repente agrega: “¡Y lo que más me molesta de eso es que nunca me pidió disculpas!”.
  • Cuando la persona bosteza, se ríe, eructa, etcétera. Estos por lo general son indicios de alivio, y para que se produzca dicho alivio con el tapping es necesario que antes se hayan activado dichas vías neuronales y energéticas. Por ejemplo, en mi caso como cliente, el principal signo de alivio es que comienzo a bostezar.

¿Y cuáles son algunos indicios que podemos notar al concluir la ronda de tapping, de que las vías neuronales de nuestro cliente fueron activadas? Creo que cualquiera de los siguientes:

  • La persona menciona que la intensidad emocional del aspecto que estaba enfocando ha disminuido.
  • Se produce un cambio de aspectos (es decir, su mente se está enfocando ahora en otro aspecto) o un cambio de percepción (percibe el recuerdo o la situación de un modo distinto). Cualquier elemento que indique “aquí está la siguiente capa de la cebolla”. Por ejemplo, cuando le preguntas: “¿Qué es lo que más te resulta llamativo de este recuerdo ahora?”, y tu cliente contesta algo como: “Ahora no es tanto su tono de voz lo que me molesta, sino su expresión facial”.
  • Se produce un “cambio cognitivo”. Es decir, percibe la situación de un modo más positivo o empoderante, como por ejemplo: “Sé que pase lo que pase voy a estar bien”, o “Me doy cuenta de que estábamos haciendo lo mejor que podíamos”.

Volviendo al libro que mencioné más arriba, también cabe mencionar que la autora plantea que hay dos grandes categorías de personas, en términos de cómo procesan sus emociones: quienes lo hacen de manera directa, y quienes lo hacen de manera indirecta.

Quienes procesan sus emociones de manera directa tienden a tener mayor facilidad para detectar las respuestas de su cuerpo frente a las emociones.

Mientras que quienes procesan sus emociones de manera indirecta tienden a estar un poco más “atascados en su burbuja mental”, y cuando sienten emociones tienden a tener umbrales más altos. Esto hace que para poder sentir esas respuestas corporales tienen que hallar la forma de sortear esos umbrales.

La autora plantea que por lo general, como practicante de EFT, te resultará más sencillo trabajar con las personas que procesan sus emociones de forma directa. En mi caso por ejemplo como cliente me identifico más con aquellos que procesan sus emociones de manera indirecta.

Por lo tanto, podríamos decir que a quienes procesan sus emociones de manera directa por lo general les resulta más fácil activar esas vías neuronales, por lo cual “la temperatura de la sopa” de aquello que enfocan mientras hacen tapping suele estar lo suficientemente cálida.

Mientras que a quienes procesan sus emociones de manera indirecta les resulta un poco más difícil activar esas vías (existen modos de ayudarlos con eso), y entonces el desafío pasa a ser “cómo evitar que la temperatura de la sopa” de aquello que enfocan al hacer tapping esté demasiado fría.

Y esto puede variar según cada persona. Por ejemplo, en mi caso como cliente, siendo que tiendo a procesar mis emociones de manera indirecta, cuando me preguntan del 0 al 10 cuán intenso es lo que siento, o me piden que describa en detalle alguna sensación corporal, eso hace que me desconecte de lo que estoy sintiendo.

A algunas personas les resulta más fácil mantener activadas esas vías neuronales mientras hacen tapping si usan siempre la misma frase recordatoria durante la ronda de tapping (por ejemplo, “este miedo en el estómago”, o la frase más cargada emocionalmente, como “me dijo que yo era un estúpido”). Mientras que otros prefieren ir cambiando la frase en cada punto (por ejemplo, alternando entre “este miedo en el estómago” y “me dijo que era un estúpido”).

Independientemente de lo que la persona diga en voz alta mientras hace tapping, creo que lo más importante es lo que está enfocando internamente. Para mantener esas vías neuronales activadas mientras hacemos tapping, a algunas personas les resulta mejor enfocar su atención sobre alguna imagen mental, alguna frase, alguna sensación corporal, o una combinación de las anteriores. Se trata de buscar qué es lo que mejor le funciona a cada quien.

Entonces, en resumidas cuentas, para que EFT produzca cambios, es necesario que las vías neuronales y energéticas conectadas al problemas sean activadas (de lo contrario, «la temperatura es muy fría” y no sucede nada). En este artículo mencioné varios indicios que nos permiten saber si dichas vías están pudiendo ser activadas o no.

Eso es todo por hoy. Espero que este artículo te haya sido de ayuda. Me llamo Bruno Sade y soy practicante/facilitador certificado de EFT, así como también psicólogo matriculado en Argentina. Utilizo EFT como herramienta para ayudar a las personas (que hablan inglés o español) a cambiar sus reacciones emocionales negativas.

Me encantaría saber: ¿Estás de acuerdo con la idea de que EFT funciona mejor si logramos activar las vías neuronales asociadas al problema? ¿Qué indicios usas tú para evaluar si están siendo activadas durante una sesión? ¿Tienes alguna pregunta o comentario respecto a lo que escribí en este artículo? Me encantaría que lo escribas en la sección de comentarios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.