Cómo usar EFT para trabajar un miedo o una fobia

Aumentando tu efectividad con EFT, parte 18.

¿Cómo usar EFT para ayudar a alguien que tiene un miedo o una fobia? De eso hablaré hoy en este artículo. Supongamos por ejemplo que tienes un cliente que tiene miedo a los perros. Esto es lo que recomendaría hacer:

La pregunta «¿cuándo comenzaste a tener este miedo/fobia?» puede darnos información muy útil. Sin embargo, no te preocupes si tu cliente no sabe la respuesta o incluso si no parece tener sentido. A veces puede haber un recuerdo muy claro, como por ejemplo «la vez que me mordió un perro», o tal vez no haya ninguno. Cualquiera sea el caso, está bien.

Aún en el caso de que la persona sepa cuándo comenzó su miedo, no recomiendo comenzar haciendo tapping con ese recuerdo. EFT no requiere que vayamos en busca de recuerdos, y además suele ser más gentil y seguro comenzar enfocándose en eventos recientes o futuros. Podemos confiar en el proceso del tapping, sabiendo que los recuerdos y pensamientos más relevantes emergerán cuando deban hacerlo y/o cuando la mente inconsciente de tu cliente se sienta a salvo contigo (lo cual puede llevar algo de tiempo).

Con respecto a cómo hallar esos eventos recientes o futuros, le puedes preguntar: «¿Cómo te afecta este miedo/fobia hoy en día?». Por ejemplo: «Tuve una horrible pesadilla anoche, en la que un bulldog me perseguía». O «Vi un cartel de publicidad de comida para perros y comencé a temblar inmediatamente». O «la próxima semana voy a visitar a mi prima, que tiene un ovejero alemán al que le encanta venir corriendo a saludarme, y me siento muy nervioso/a de sólo pensar en eso». Por lo cual, puedes comenzar a hacer tapping enfocando cualquiera de estos eventos recientes o futuros. 

Luego de cada ronda de tapping puedes preguntarle: «Entonces al volver a pensar en… (aquello que estuvieron enfocando durante la ronda anterior), ¿qué se te viene a la mente ahora?”. Esa pregunta puede ayudarte a detectar aspectos cambiantes (cuando la mente pasa a enfocarse en otro aspecto del problema luego de una ronda de tapping) y recuerdos relacionados.

Otra pregunta útil es: «¿Qué es lo que más te asusta de los perros? ¿Hay alguna raza en particular que se te viene a la mente?». Ese tipo de preguntas clarificadoras puede ayudarte a localizar «la pepita de oro» (el aspecto principal de una situación en el que resulta útil enfocarse al aplicar la Receta Básica de EFT). Entonces quizás luego de una o más rondas de tapping, sea otro el aspecto que más le atemoriza ahora. Por ejemplo, quizás al comienzo era «los dientes filosos del perro», y luego pasa a ser «lo rápido que se mueven».

Algo a tener en cuenta es que cuando se trata de miedos o fobias, a veces hay en juego creencias limitantes subyacentes. Por ejemplo, recuerdo cuando trabajé mi miedo a las alturas, el cual se manifestaba sobre todo al querer ir a caminar a la montaña, sentía que estaría yendo en contra del consejo de mi padre de «ser cauteloso», si tomaba ese riesgo. Por lo tanto, tuve que enfocar el tapping también en ese aspecto.

Algo más que también noté es que a veces aquello a lo que le tienes miedo o fobia te recuerda en realidad a otra cosa/persona. Por ejemplo, supongamos que tienes miedo a las avispas. Es cierto que son relativamente peligrosas (en el sentido de que su picadura duele bastante, etcétera). Pero quizás uno de los aspectos de dicho miedo es que las avispas te hacen acordar a cierto «bully» de tu pasado, en el sentido de que son impredecibles, si las atacas te pueden atacar peor, y se sienten con derecho a algunas de tus pertenencias (si estás comiendo torta afuera, comienzan a revolotear y a querer comer dicha torta también). Por lo tanto, quizás tengas que trabajar algunos de esos recuerdos relacionados al «bullying» como para resolver o disminuir el miedo a las avispas.

También es importante tener en cuenta que a veces tu cliente tal vez no se sienta a salvo si deja de tener ese miedo. Por ejemplo, quizás percibe que si deja de tener miedo a los perros, podría exponerse a ciertos riesgos, como por ejemplo intentar acariciar al perro de su vecino, y eso podría resultar peligroso. Una forma de averiguar esto es preguntándole: «Al imaginar que ya no tienes miedo a los perros, y un día se acerca a ti el perro de tu vecino, ¿qué se te viene a la mente al imaginar esa situación?».

Asimismo, puede resultar útil hacer tapping enfocando determinadas imágenes mentales. Podrías preguntarle a tu cliente: «¿qué imagen mental aparece al pensar en un perro? ¿Y cómo te sientes al pensar en dicha imagen?». Luego de cada ronda, puedes preguntarles: «¿Y qué es lo más llamativo de esa imagen ahora?«. A medida que continúan haciendo tapping, el perro que la persona imagina tal vez comience a verse menos feroz, no tan enojado o temible, etcétera.

Otro aspecto que tal vez haya que trabajar en algún momento (más adelante) podría ser «el miedo a que vuelva el miedo». Es decir, ¿qué pasaría si tu cliente pensaba que ya no tenía más el miedo, y entonces va a visitar a su prima que tiene un perro pastor ovejero y de pronto el miedo vuelve? Ese sería un posible evento futuro a trabajar. 

Muchos de los aspectos que fui mencionando es probable que emerjan espontáneamente a medida que vas «pelando las distintas capas de la cebolla» con cada ronda de tapping y/o sesión.

Eso es todo por hoy. Espero que este artículo te haya sido de ayuda. Me llamo Bruno Sade y soy practicante certificado de EFT, así como también psicólogo matriculado en Argentina. Utilizo EFT como herramienta para ayudar a las personas (que hablan inglés o español) a cambiar sus reacciones emocionales negativas.

Me encantaría saber: ¿Cómo usarías EFT para trabajar un miedo o fobia? ¿Tienes alguna pregunta o comentario respecto a lo que escribí en este artículo? Me encantaría que lo escribas en la sección de comentarios. Y recuerda que si quieres puedes clickear en mi perfil y poner «seguir», como para recibir una notificación cada vez que publico un nuevo artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.