La Técnica del Trauma Sin Lágrimas

Aumentando tu efectividad con EFT, parte 7.

Cómo usar las Técnicas Gentiles de EFT para comenzar suavemente a bajarle la intensidad emocional a algo que de otro modo podría ser demasiado intenso. Hoy veremos la técnica de “Trauma Sin Lágrimas”.

¿Recuerdas la analogía de «Ricitos de Oro y los 3 osos» que usé en la tercera parte de esta serie de artículos? En resumidas cuentas, la sopa puede estar «demasiado caliente», «demasiado fría» o «a la temperatura justa». Lo mismo para aquello que enfocamos cuando hacemos tapping. «Demasiado caliente» es cuando la intensidad emocional es muy alta y abrumadora. Y «demasiado frío» es cuando no genera ninguna intensidad emocional porque no logra activar esas vías neuronales y energéticas conectadas al problema que queremos trabajar.  

Entonces, ¿qué podemos hacer cuando queremos trabajar alguna cuestión «cuya temperatura es demasiado caliente»? Bueno, al igual que con un plato de sopa, hay maneras de tomarla sin quemarnos la lengua. Por ejemplo, soplando antes, o sirviéndonos con la cuchara del borde del plato, que es donde la sopa no suele estar tan caliente.

Esto es lo que las Técnicas Gentiles de EFT nos ayudan a hacer: nos permiten comenzar suavemente a bajarle la intensidad emocional a algo que sería demasiado intenso y abrumador si quisiéramos abordarlo directamente de frente, «distanciándonos de la zona más caliente de la sopa». Por lo tanto, hoy hablaremos de una de estas Técnicas Gentiles, conocida como la técnica de «Trauma Sin Lágrimas».

Pero antes quiero hacer una aclaración importante: si bien voy a hablar sobre cómo usar estas Técnicas Gentiles por nuestra cuenta, si sospechas que estás lidiando con un recuerdo traumático (por ejemplo, en el cual tu integridad física estaba en riesgo), te sugiero fuertemente que lo trabajes con la ayuda de un practicante certificado de EFT. Sin embargo, si el recuerdo es intenso pero no necesariamente traumático, por ejemplo, una discusión con una amiga, entonces puedes pensar en probar algunas de estas Técnicas Gentiles.

Entonces, ¿en qué consiste la técnica de «Trauma Sin Lágrimas»? Básicamente es cuando trabajas un evento específico sin mencionar ningún detalle o descripción acerca del mismo, simplemente lo nombras «este evento» o “este recuerdo”, y sin mencionar tampoco ninguna emoción o sensación corporal. Una posible frase a utilizar mientras haces tapping en el costado de la mano sería: «Aunque está este evento, aquí y ahora me encuentro a salvo», o «Aunque tengo este recuerdo, me acepto completamente» (o cualquier otra frase de aceptación que te guste). Y en los demás puntos de la ronda puedes decir «este evento».

Para explicarlo mejor, voy a contrastarlo con la Receta Básica de EFT. Pero antes, quisiera clarificar algunas cuestiones respecto al nombre «Trauma Sin Lágrimas». Si bien se llama «Sin Lágrimas» no podemos garantizar que no vaya a haber llanto, pero sí podemos decir que disminuye la probabilidad de que esto suceda, ya que esa es precisamente la función de las Técnicas Gentiles: hacer que el proceso de EFT sea lo más gentil posible. Y con respecto a la primera parte del nombre, «Trauma», si bien es cierto que esta técnica se puede utilizar para comenzar a bajarle la intensidad a un recuerdo traumático, antes de usar otras técnicas más específicas como «Cuenta la Historia», «La Técnica de la Película», o incluso «Matrix Reimprinting»; también se puede utilizar para trabajar recuerdos no traumáticos pero que tienen una intensidad emocional elevada. Si vas a utilizar esta técnica por ti mismo/a, te recomiendo este último uso.

Ahora sí, para una mejor comprensión, vamos a contrastar la técnica de «Trauma Sin Lágrimas» con La Receta Básica de EFT. Esta última tiene los siguientes ingredientes: un evento específico (del pasado, presente o futuro), una emoción (incluso si esa emoción es algo como «¡arggh!») y un lugar en el cuerpo (si es que lo hay) en el que dicha emoción se localiza. Sin embargo, si recordamos la primera parte de esta serie de artículos, podríamos agregar un cuarto ingrediente, que sería «la pepita de oro», es decir, el aspecto específico de ese evento o recuerdo en el que más te estás focalizando, como por ejemplo «su expresión facial mientras me decía eso».

Por lo tanto, los cuatro ingredientes de la Receta Básica de EFT serían: el evento específico + el aspecto de ese evento en el que más te estás enfocando + la emoción + la localización en el cuerpo (si es que la hay).

Ahora bien, el propósito de «La Pepita de Oro» es acercarnos lo más posible al evento o recuerdo, como si lo estuviéramos mirando con una lupa, como para poder ser lo más específicos que podemos, asegurándonos de este modo que estamos «activando» las vías energéticas y neuronales asociadas al problema que estamos trabajando. Pero con la técnica de «Trauma Sin Lágrimas» queremos hacer lo contrario.

¿Por qué? Porque la intensidad de ese evento o recuerdo ya de por sí es tan elevada que esas vías neuronales y energéticas ya se encuentran activadas. Lo que queremos evitar es quemarnos la lengua (o la lengua de nuestro/a cliente) debido a que «la sopa está demasiado caliente». Por lo tanto, en vez de hacer «zoom» como si tuviéramos una lupa, buscamos trabajar ese recuerdo desde una distancia prudente.

El único ingrediente que tienen en común la técnica de «Trauma Sin Lágrimas» y la Receta Básica de EFT es el evento específico, aunque en «Trauma Sin Lágrimas» haces referencia a él usando algún término lo más neutral posible, como por ejemplo «este evento» o «este recuerdo». Además, no mencionas ningún aspecto concreto del evento en cuestión, ni tampoco ninguna emoción o localización corporal. Asimismo, tampoco evalúas cuál es la intensidad emocional del evento/recuerdo, sino que en cambio solamente adivinas cuál sería. Esto se debe a que todavía no queremos que tú o tu cliente piensen demasiado en él.

Cabe aclarar que probablemente no puedas procesar o trabajar completamente un evento/recuerdo utilizando únicamente la técnica de «Trauma Sin Lágrimas». En determinado momento tal vez debas «aumentar el zoom» un poco más con la Receta Básica de EFT o con «Cuenta la Historia» (en caso de tratarse de un recuerdo traumático «con mayúscula»). Pero con «Trauma Sin Lágrimas» vas a poder disminuir la intensidad lo suficiente como para luego aplicar esas otras técnicas más profundas, de un modo seguro y gentil, «sin quemarte la lengua» (o sin que tu cliente se queme la suya).

Esta técnica también resulta muy útil si estás trabajando con algún cliente que, por el motivo que sea, no quiere contar de qué se trata el evento/recuerdo. Por lo cual permite trabajar en él de manera «anónima», respetando su deseo de privacidad. Luego de algunas rondas de «Trauma Sin Lágrimas», ahora que la intensidad emocional ha disminuido, tu cliente quizás quiera contar de qué se trataba el recuerdo, o tal vez no. Cualquiera sea el caso, no hay problema.

Entonces, en resumidas cuentas, «Trauma Sin Lágrimas» es una de las Técnicas Gentiles de EFT que sirve para comenzar a disminuir la intensidad emocional de un evento/recuerdo mirándolo desde lejos. Le pides a tu cliente que solamente adivine cuál podría ser la intensidad emocional, y comienzas a hacer tapping en el costado de la mano usando frases como: «Aunque está este evento, me acepto de todos modos», o «Aunque tengo este recuerdo, aquí y ahora me encuentro a salvo». Y en los otros puntos, pueden decir simplemente «este evento» o «este recuerdo». Luego de cada ronda de tapping le pides al cliente que adivine de cuánto sería la intensidad ahora, y en base a eso decides cómo seguir. Cuando la intensidad es igual o menor a 2, tal vez es momento de pasar a utilizar alguna técnica que permita un procesamiento o resolución más profunda, como por ejemplo la Receta Básica de EFT.

Al utilizar el tapping de esta forma, vas disminuyendo esos temores de modo tal que el proceso de EFT pueda ser lo más gentil y seguro posible, en vez de tener que «apretar los dientes» y experimentar una gran incomodidad. Y además, también estás trabajando el recuerdo en cuestión, pero a mayor distancia, como viéndolo desde muy lejos. De forma tal que cuando finalmente comienzas a enfocar el recuerdo con la Receta Básica de EFT, notarás que su intensidad emocional es mucho menor de la que hubiera sido originalmente si no hubieras hecho todas esas rondas de tapping previas de “Trauma Sin Lágrimas”.

Cabe aclarar que si luego de varias rondas de «Trauma Sin Lágrimas», aún no te sientes seguro/a con respecto a trabajar ese recuerdo, esto puede ser un indicio de que sería conveniente conseguir la ayuda de un practicante certificado de EFT para poder trabajar dicho recuerdo con él. 

Eso es todo por hoy. Espero que este artículo te haya sido de ayuda. Me llamo Bruno Sade y soy practicante certificado de EFT, así como también psicólogo matriculado en Argentina. Utilizo EFT como herramienta para ayudar a las personas (que hablan inglés o español) a cambiar sus reacciones emocionales y también a superar el miedo al rechazo.

Y me encantaría que me digas, ¿alguna vez has utilizado alguna de las Técnicas Gentiles? ¿Qué opinas de la técnica de «Trauma Sin Lágrimas»?. Házmelo saber aquí abajo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.