“No sé cómo describir esta sensación”

Aumentando tu efectividad con EFT, parte 14.

¿Te ha pasado alguna vez en una sesión de EFT que un cliente te diga «no sé cómo describir este sentimiento/sensación»?

Sabemos que uno de los ingredientes de la Receta Básica de EFT es el nombrar la emoción o sentimiento que estamos sintiendo en este momento al pensar en algún evento específico que sucedió en el pasado o podría suceder en el futuro. También nos interesa saber en qué parte del cuerpo está sintiendo eso (en caso de que así sea). Sin embargo, a veces a nuestros clientes les cuesta nombrar o describir sus emociones.

No hay ningún problema. No es necesario poder nombrar nuestras emociones para que EFT funcione. Lo que suelo responder a mis clientes en esos momentos es: «No te preocupes por nombrar o describir esa sensación, podemos usar las palabras que se te vengan a la mente, aun si no son muy detalladas o específicas. Lo importante es que conectes internamente con lo que estás sintiendo mientras hacemos el tapping».

En EFT no es necesario forcejear o esforzarse de más. No hay ningún problema si usamos palabras como «esta intensidad emocional que siento en el estómago», o incluso «esta intensidad emocional», o «esta sensación de ¡argh!», si estas son las palabras que se les viene a la mente. A veces como practicantes/facilitadores de EFT podemos hacer preguntas para intentar averiguar más detalles, pero si dicha información no se encuentra disponible en ese momento para la mente consciente de nuestro cliente, no hay nada de malo con eso. Como expliqué en un artículo anterior, podemos trabajar con cualquiera sea la información que tengamos disponible.

Es cierto que con la Receta Básica de EFT la idea es poder ser lo más específico posible, pero no al punto de que nuestro cliente se estrese intentando hallar las palabras para describir detalladamente lo que está sintiendo. De lo contrario, corremos el riesgo de que, al intelectualizar, se desconecte de lo que está sintiendo, y entonces no se activen esas vías neuronales y energéticas conectadas al problema que queremos trabajar, y el tapping por lo tanto no sea tan efectivo.

Además, nuestro «cerebro de supervivencia», del cual forma parte la amígdala, es no verbal, por lo tanto a veces podemos conectar mejor con él diciendo «esta sensación de ¡argh!», que intentando determinar intelectualmente cuál es la categoría emocional más apropiada (enojo, tristeza, desesperanza, etcétera). Por lo general, resulta más fructífero prestar atención a cuáles son las palabras que nuestros clientes dicen de manera espontánea.

Uno de mis objetivos como practicante/facilitador de EFT es lograr que el proceso resulte lo más fácil y cómodo posible para mis clientes. No quiero que se sientan presionados o que piensen que «no están siendo un buen cliente» debido a que no están pudiendo nombrar o describir lo que sienten con mayor precisión. Por eso prefiero que sigamos el camino de menor resistencia y sólo utilizar la información que esté a nuestro alcance, en vez de intentar forzar que el cuerpo y/o la mente inconsciente nos la transmita. Además, lo que suele suceder frecuentemente es que una vez que comenzamos a hacer el tapping, la persona obtiene una mayor claridad respecto a qué es lo que está sintiendo.

Por lo tanto, en síntesis, al usar la Receta Básica de EFT y preguntarle a tu cliente: «al pensar ahora en este recuerdo, qué emoción, sensación o sentimiento aparece?», y te responde algo como: «No lo sé, siento como esta sensación de pesadez en el estómago, pero no sé cómo describirla», no hay problema. Puedes comenzar la ronda de tapping diciendo: «Aunque cuando pienso en este recuerdo, siento esta sensación de pesadez en el estómago, acepto que eso es lo que estoy sintiendo ahora».

Eso es todo por hoy. Espero que este artículo te haya sido de ayuda. Me llamo Bruno Sade y soy practicante certificado de EFT, así como también psicólogo matriculado en Argentina. Utilizo EFT como herramienta para ayudar a las personas (que hablan inglés o español) a cambiar sus reacciones emocionales.

Me encantaría saber: ¿Qué opinas acerca de este punto de vista? Me encantaría que lo escribas en la sección de comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.